Entrega gratuita a partir de 100 EUR

BACTO-K

Liberación de la potasa bloqueada de alta eficacia con una acción estable y compatibilidad del 100% con productos fitosanitarios

BACTO-K

Biofertilizante para liberar la potasa bloqueada
y reducir el aporte de fertilizantes potásicos químicos

SKU: Bacto_K Categoría:

Beneficios y resultados

  • Aumenta la cantidad de potasio disponible en el suelo hasta 40 kg de unidades por hectárea
  • Aumenta la resistencia a la sequía y las heladas
  • Acelera la fotosíntesis
  • Mejora el equilibrio de potasio en el suelo
  • Incrementa el rendimiento y mejora la calidad de la cosecha

¿Cuánto puedo ahorrar aplicando BACTO-K?

Aproximadamente unos 30-45 euros más por hectárea. ¿Cómo? Pues 1 litro de BAKTO-K sustituye entre 30-40 unidades de potasa por hectárea. Esto equivale a 50-65 kg de cloruro de potasio (0-0-60). El precio actual del cloruro de potasio es de 1200 euros por tonelada. A este precio por tonelada, 50-65 kg del cloruro de potasio te costarán unos 60-80 euros. Si tenemos en cuenta que 1 litro de BACTO-K, dependiendo del envase, cuesta entre 30 y 35 euros, sustituyendo el abono potásico químico por el biofertilizante ecológico BACTO-K, ahorrarías los mismos 30-45 euros por hectárea.

 

Descripción

BACTO-K es el primer biofertilizante a base de esporas de bacterias con una acción estable y plena compatibilidad que logra liberar el potasio del suelo y aporta una absorción óptima para las plantas.

A diferencia de otros productos para liberar el potasio que incorporan bacterias vivas o en estado quiste, BACTO-K contiene esporas de bacterias, gracias a las cuales su acción es más eficiente y estable con cualquier pH del suelo y del caldo, además de ser compatible con todos los herbicidas, insecticidas, fungicidas y fertilizantes.

BACTO-K contiene las esporas de Bacillus megaterium, una bacteria capaz de secretar activamente ácidos orgánicos que descomponen los silicatos y otros componentes ligeramente solubles, y liberar el potasio que es fácilmente absorbido por las plantas. Esta bacteria secreta las sustancias biológicamente activas que promueven el crecimiento y el desarrollo de las plantas.

El potasio es uno de los elementos clave en la nutrición de las plantas. Hay muchas formas de potasio en el suelo; sin embargo, algunas de ellas no están disponibles para las plantas. Las plantas no pueden absorber el potasio insoluble. La carencia de potasio provoca la acumulación de nitrógeno mineral, que no se ha convertido en compuestos orgánicos, en las hojas de las plantas. Por otra parte, esta carencia de potasio hace que las plantas sean susceptibles a la sequía, provocando que se marchiten antes y que se altere su metabolismo normal y su salud natural. Para solucionar estos problemas, se emplean en gran medida productos biológicos que logran la movilización del potasio.

Los microorganismos activos de BACTO-K exudan enzimas que descomponen los silicatos y otros compuestos y, además, movilizan el potasio para que las plantas puedan absorber fácilmente. Las bacterias producen sustancias biológicamente activas que estimulan el crecimiento y el desarrollo de las plantas.

Debido a estas propiedades, el producto puede utilizarse con éxito para liberar la potasa ligada del suelo y reducir el uso de fertilizantes químicos de potasa o, si se utiliza los purinés como principal fuente de potasa para las plantas, para aumentar su absorción aplicando BACTO-K.

Después de aplicación de BACTO-K, las bacterias tienen el siguiente ciclo: 2-3 días para que se activen, y luego 5-10 días para que lleguen a la máxima actividad de liberación de potasa. Una vez pasados 10-15 días su actividad se debilita gradualmente y los microorganismos mueren, dejando los nutrientes a las plantas.

Reducción de Potasa

En el primer año del uso de BACTO-K, se recomienda reducir el aporte de potasa hasta unos 25-30 kg de unidades por hectárea, y en el segundo año, hasta unos 35-40 kg de unidades por hectárea.

Composición

Bacillus megaterium MVY-011: 1,2 x 1012 CFU/L

K: 1,73 g/L
P: 0,72 g/L
Na: 4,62 g/L
Mg: 0,14 g/L
Ca: 0,13 g/L
S: 2,81 g/L

Materia seca: 7,3%;
Materia orgánica: 80,5%
pH: 6,4

Certificados

BACTO-K es un producto de origen 100% biológico, por lo que cuenta con los certificados ECOCERT y FiBL, que autorizan su uso en agricultura ecológica según los reglamentos de la Unión Europea 2018/848 y 834/2007.

Testimonio

El producto BACTO-K se desarrolló hace más de 10 años. Se ha utilizado con éxito en Europa, Norteamérica, América Latina, África e incluso Nueva Zelanda. Durante este tiempo, el producto ha demostrado su eficacia en condiciones climáticas muy diferentes, así como su estabilidad, independientemente de las condiciones del suelo. A continuación, se presentan algunos de los ensayos de aplicación más recientes que han tenido éxito:

1. Lituania, 2019
Cultivo: Patatas

En Lituania se realizó un ensayo con éxito en un campo en el que se habían formado grandes cantidades de potasio bloqueado debido a años de aplicación de fertilizantes potásicos químicos. Esto dio lugar a una disminución significativa de la absorción de potasa por parte de las patatas. Sin embargo, gracias a la aplicación de BACTO-K, fue posible aumentar la cantidad de potasio disponible en el suelo y, por tanto, incrementar la productividad de la patata en un 6,2%. Teniendo en cuenta que el precio de las patatas en el momento del ensayo era de 200 euros/tonelada, la aplicación de BACTO-K supuso unos ingresos adicionales de 271 euros por hectárea, lo que hace que el producto sea muy rentable.

2. Lituania, 2018
Cultivo: Remolacha azucarera

Al igual que en el ensayo anterior, en el año 2018 se realizó otro ensayo en un campo en el que, a pesar de un suelo problemático con mucho potasio bloqueado, se consiguió un rendimiento de remolacha azucarera bastante alto, en comparación con el rendimiento medio de la zona. Incluso con este alto rendimiento, la adición del producto BACTO-K aumentó la productividad de la remolacha azucarera en 4,26 Tn/ha, es decir, un 5,6% respecto al testigo. Teniendo en cuenta que el coste de la tonelada de remolacha azucarera en el momento del ensayo era de 26 EUR/Tn, el aumento del rendimiento supuso 96 euros adicionales por hectárea, lo que hace que la aplicación del producto sea rentable, ya que, además de aumentar la productividad, BACTO-K tiene un efecto acumulativo, por lo que al aplicar el producto de año en año aumentará significativamente la calidad del suelo y la productividad.

Aplicación

Dosis: 1-2 litros/ha
Agua: recomendado aplicar de 200 a 400 L/ha

Herbáceos: aplicar sobre el suelo antes, durante o después de la siembra, o antes de que las plantas cubran completamente la superficie del suelo, en una mezcla con fertilizantes, productos fitosanitarios o solo con agua.
Leñosos de secano: aplicar al inicio del ciclo vegetativo sobre el suelo en una mezcla con herbicidas o solo con agua.
Leñosos de regadío: aplicar al inicio del ciclo por el fertirriego, con fertilizantes o solo con agua.
Invernaderos: aplicar al inicio del ciclo por el fertiriego, con fertilizantes o solo con agua.

Compatibilidad: puede mezclarse con todos los fungicidas, insecticidas, herbicidas y fertilizantes.