Entrega gratuita a partir de 100 EUR

BACTO-C

Activación y alimentación de las bacterias de otros productos de BioEnergy con una acción estable y compatibilidad del 100% con productos fitosanitarios

 

BACTO-C

Producto para activar y alimentar las bacterias de otros productos de BioEnergy en caso de condiciones adversas y suelos pobres en materia orgánica

SKU: Bacto_C Categoría:

Beneficios y resultados

  • Aumenta el contenido de carbono orgánico y la relación C:N
  • Prolonga la acción de otros productos biológicos
  • Mejora la composición estructural del suelo
  • Promueve la actividad biológica y enzimática del suelo
  • Favorece el crecimiento de las plantas y su tolerancia al estrés

Descripción

BACTO-C es un producto especial diseñado para ser aplicado junto con otros productos de BioEnergy a fin de asegurar la acción estable de estos productos y compensar el bajo contenido de carbono y materia orgánica en el suelo. Contiene carbono orgánico, ácidos amínicos, fúlvicos y húmicos bioactivos naturales, extracto de algas marinas y un complejo de bacterias Bacillus amyloliquefaciens que estimulan eficazmente los procesos bioquímicos naturales del suelo y las plantas. Por lo tanto, el uso combinado del producto BACTO-C aumenta la eficacia de otros productos de BioEnergy.

Además, el producto  BACTO-C no contiene bacterias Bacillus amyloliquefaciens  vivas, sino en fase de espora, cuya acción es más eficiente y estable con cualquier pH del suelo y del caldo, además de ser compatible con todos los herbicidas, insecticidas, fungicidas y fertilizantes.

El carbono es el elemento más importante para la vida. El ciclo del carbono está muy relacionado con los ciclos de las plantas que realizan la fijación del carbono y con los microorganismos que llevan a cabo las reacciones de liberación del carbono. El humus, un elemento clave de la calidad del terreno, es la estructura molecular de acumulación de carbono más importante. La materia orgánica controla de forma directa la fertilidad del terreno y repercute en el rendimiento de los cultivos. Cuanto más carbono haya en el terreno, mayor será la cantidad de humus. Al mismo tiempo, los rendimientos y la calidad de estos dependerán del humus.

BACTO-C contiene carbono complementado con ácidos húmicos, ácidos fúlvicos y extracto de algas. Todo este conjunto de sustancias contiene también microelementos y macroelementos, cuya acción se ve potenciada por la materia orgánica del producto. Un componente muy importante de este producto son los microorganismos naturales del suelo, que contribuyen a la actividad biológica y a la calidad del terreno, al tiempo que garantizan una mejor nutrición y, en consecuencia, una mayor resistencia a los patógenos, junto con una buena calidad de los futuros cultivos. El carbono orgánico, los oligoelementos y los microorganismos en acción común contribuyen a crear un efecto sinérgico y a maximizar todo el potencial de la fertilidad del suelo.

Composición

Bacillus amyloliquefaciens MVY-008: 1,2 x 1011 CFU/L

Ácidos húmicos: 9,4 %
Ácidos fúlvicos: 2,3 %

K: 5,71 g/L
P: 0,84 g/L
Na: 5,48 g/L
Ca: 1,75 g/L
S: 1,15 g/L
Mg: 0,228 g/L

Materia seca: 8,8%;
Materia orgánica: 69,4%
pH: 6,8

Certificados

BACTO-C es un producto de origen 100% biológico, por lo que cuenta con el certificado FiBL, que autorizan su uso en agricultura ecológica según los reglamentos de la Unión Europea 2018/848 y 834/2007.

Testimonio

El producto BACTO-C se desarrolló hace más de 10 años. Se ha utilizado con éxito en Europa, Norteamérica, América Latina, África e incluso Nueva Zelanda. Durante este tiempo, ha demostrado su eficacia en condiciones climáticas muy diferentes, así como su estabilidad, independientemente de las condiciones del suelo. A continuación, se presentan algunos de los ensayos de aplicación más recientes que han tenido éxito:

1. Lituania, 2017

En este ensayo, se utilizó un campo en el que se había sembrado trigo de invierno en la campaña del año 2016 y se analizó el contenido de carbono orgánico en 2017 y no se realizó ninguna otra siembra. Inicialmente, el control tenía un contenido de carbono orgánico inferior en un 5,5 % a la parte en la que estaba previsto aplicar el producto BACTO-C a una dosis de 1 litro por hectárea. A continuación, se aplicó el producto BACTO-C y se dejaron ambas parcelas sin manipular. Un año después, en 2018, se realizaron análisis del suelo para comprobar el contenido de carbono orgánico. En el testigo, gracias a la descomposición de los residuos vegetativos del trigo de la campaña del año 2016, el contenido de carbono orgánico solo aumentó un 2,2 %. Y en la parte con el producto BACTO-C, su contenido aumentó un 12,6 %. Así, si el producto BACTO-C se hubiera aplicado junto con otras bacterias, este carbono orgánico adicional podría haberse utilizado con éxito como nutriente adicional para las bacterias.

2. Lituania, 2018

El objetivo de esta prueba era verificar los resultados de las pruebas del año anterior repitiéndolas en otro instituto agrícola lituano. En este caso, ambos campos se encontraban también tras la cosecha de trigo de la campaña del año 2017. La cantidad de carbono orgánico era casi la misma: en el control solo era un 2,3 % inferior. A continuación, se aplicó BACTO-C a una dosis de 1 litro por hectárea en la sección de prueba. Al cabo de un año, se repitió el análisis del carbono orgánico. En el testigo, debido a la descomposición de los residuos vegetativos del trigo, el contenido de carbono orgánico aumentó un 4,6 %. Sin embargo, en la parte en la que se aplicó BACTO-C, el contenido de carbono orgánico aumentó un 18,2 %.

Aplicación

Dosis: 1-2 litros/ha
Agua: recomendado aplicar de 200 a 400 L/ha

Aplicar en mezcla con otros productos de BioEnergy, siguiendo las mismas recomendaciones que para los productos principales.

Compatibilidad: puede mezclarse con todos los fungicidas, insecticidas, herbicidas y fertilizantes.